sábado, 11 de diciembre de 2010

Buscando al Lince Ibérico

El pasado puente bajamos, los habituales en las expediciones bicheras, a Sierra Morena, con el fin de observar a uno de los mamíferos superpredadores más característico de nuestra fauna, el gato clavo, gato cerval o como se llama oficialmente: el lince ibérico. Teníamos 2 días completos para dar con el felino fantasma y plasmar unos instantes de su vida en nuestra retina.
Sierra Morena es uno de los máximos exponentes en cuanto a monte mediterráneo se refiere. Encinas, jaras y lentiscos nacen en sus laderas y grandes rocas graníticas cubiertas de musgo adornan sus campos. La mayoría del terreno pertenece a fincas destinadas o bien a la caza o bien a la crianza de toros bravos y uno no puede moverse con la libertad con la que podemos movernos en la cantábrica, sin embargo si puede llegar a empaparse de su belleza, sus sonidos y sus olores.
Cuando se realizan monterías en estas fincas, muchas veces quedan desperdicios de los animales abatidos que son aprovechados eficazmente por las carroñeras ibéricas. En esta sierra habita el buitre negro: la mayor ave voladora de Europa y la segunda del mundo. Animales que parecen auténticos frailes cuando se acercan a la carroña y que superan con creces el tamaño de un buitre leonado cuando los tienes cerca. Nunca había visto esta especie y la verdad es que su vuelo impresiona a corta distancia.

Buitre negro (Aegypius monachus)

Buitre negro (Aegypius monachus)

El primer día llegamos tarde al sur de la península y tuvimos poco tiempo para observar. Los mochuelos, pequeños duendes de la noche, nos decían que la luz se estaba marchando y que mañana sería otro día.

Mochuelo (Athene noctua)

Los ciervos son muy abundantes en esta Sierra y todavía bramaban alterados con las lluvias caídas esos días en Andalucía. Se tratan de ejemplares jóvenes normalmente los que alargan tanto la berrea en estas tierras. La verdad es que es bastante curioso escuchar una berrea tan intensa en para la época de la que hablamos, ya que en la cantábrica si que he escuchado alguna berrida fugitiva en invierno pero la nieve apacigua a cualquiera.

Ciervo en el monte mediterraneo

Al día siguiente ya estábamos en el monte cuando rayaba el alba sobre las cumbres nevadas de Sierra Nevada. Otro de los objetivos del viaje aparte del buitre negro era ver muflones. Es una especie cinegética típica de Córcega que fue introducida en muchas regiones de España para su caza. Es el más esquivo de los ungulados de estas tierras y el hecho de que se practicasen monterías esos días hacía que estos animales estuviesen alejados de las zonas de tránsito y cerca de los altos. Sin embargo si que pudimos ver y fotografiar algunos ejemplares antes de que el sol golpeases las morenas laderas de la Sierra.

Amanecer en Sierra Morena

Muflón (Ovis musimon)

Como siempre pinchad en las fotos si las queréis ampliar. Continuando hacia el punto de espera al lince ibérico los ciervos y gamos salían de las fincas colindantes a la finca por la que circulábamos. Tanto machos como pequeños grupos de hembras con crías de la pasada primavera.



Serie de imágenes de los ciervos (Cervus elaphus) de esta sierra jienense

Ya habíamos podido apreciar el principal motivo de que esta sierra sea uno de los últimos refugios del lince ibérico: los conejos, pilar esencial en la dieta del felino y que abunda en Sierra Morena. Finalmente llegamos a un lugar amplio desde donde entre los 4 podríamos cubrir toda la superficie y avistar al felino. Nada más llegar un grupo de naturalistas ya tenían localizado un ejemplar escondido tras unas rocas graníticas. La distancia era grande, pero el animal se dejó ver pasado un rato a través del telescopio. El monte mediterraneo está plagado de arbustos de todo tipo entre los cuales el lince parece invisible y la orografía de la sierra con lomas y vaguadas hace que este animal aparezca y desaparezca en un simple parpadeo. Aquí va una muestra del terreno en el que se desenvuelve el gato andaluz.




El animal había desaparecido tras una loma cuando de repente un británico que se encontraba allí para ver lince se puso nervioso y señalaba con el dedo hacia abajo. Un macho de lince se movía como una sombra entre las jaras con movimientos rápidos en actitud de caza ya que se desplazaba con el cuerpo pegado al suelo y alternaba movimientos fugaces con paradas. Este otro ejemplar si pude fotografiarlo.

Lince ibérico (Lynx pardina) pinchar para ampliar

Animales como las urracas o los rabilargos ayudan mucho en la localización del lince en los recodos del monte. Avisan alarmantes una vez han localizado al predador y se arremolinan sobre el o a su alrededor. Incluso hacen picados sobre el animal para delatar su presencia y provocar su desplazamiento a otra zona. La verdad es que localizamos varios ejemplares escuchando y viendo a las urracas. Pasado un rato el lince que había salido cercano apareció unos metros más abajo, se rascó sentado, se afiló las garras en el tronco de una encina y prosiguió su camino hacia unos lentiscos espantando varios conejos a su paso. La verdad es que es un animal alucinante y demuestra toda la fuerza y magia que lo rodea en sus observaciones.





Serie de imágenes de alguno de los comportamientos descritos anteriormente del lince ibérico (Lynx pardina)

El viaje al sur ya había merecido la pena con creces. Dimos una vuelta después de las observaciones por la Sierra para ver el nivel de las aguas en el embalse del Jándula y los tonos verdes de las camperas. Nos dijeron que habíamos tenido suerte ya que pocas veces se ve la sierra con esos colores en esta época.


Petirrojo (Erithacus rubecuola)

Embalse del Jándula

Por la tarde nos dirigimos a otra de las zonas donde se suele ver al lince junto al curso del río Jándula. Otra de las presas habituales del lince es la perdiz roja, otro icono de la avifauna ibérica. Su canto estuvo presente en todas las esperas que hicimos al gato y el propio lince levantó algún bando en su tránsito por su territorio.

Perdiz roja (Alectoris rufa)

Pudimos ver otro ejemplar de lince e incluso lo escuchamos maullar al desplazarse delatado nuevamente por un grupo de urracas. Sin embargo lo hizo en el margen del río con mucha maleza y a pesar de haberlo visto muy bien no se pudo hacer ninguna toma decente. Pero las protagonistas de la tarde fueron sin duda una familia de nutrias. Una hembra con 2 crías del año nadaban río abajo mientras silbaban y jugueteaban continuamente. Es un animal que sólo había visto una vez aquí en la cantábrica y de cuya observación en Sierra Morena disfruté especialmente. Una gozada verlas desenvolverse en su medio el cual compartían con un martín pescador, varias garzas reales y cormoranes grandes. Al sumergirse podías seguir el rastro de burbujas para anticipar su próxima salida a la superficie. Animales curiosos y acelerados como la mayoría de mustélidos. Aquí dejo unas cuantas fotografías de los encuentras con las nutrias en los 2 días que fuimos a la zona del río. Algunas fotos son mías y otras son de mi primo Dani, compañero de fatigas en esto de bicheo, aquí os dejo ya de paso su galería en fotonatura

Nutrias (Lutra lutra) sumergiéndose


Nutrias en la orilla




Nutrias (Lutra lutra) en el río Jándula

En otra de las presas de este río también pudimos ver un lejano roquero solitario, otra especie que no había tenido el placer de observar hasta la fecha. Parecía que nos íbamos a ir de Andalucía sin ver otro de los tesoros ibéricos: el águila imperial ibérica pero el último día en otra de las esperas al lince apareció una pareja cicleó un rato sobre nuestras cabezas. El segundo día de observaciones pudimos ver otros 2 ejemplares de lince: Uno sólo lo vi yo ya que se escondió rápido tras una loma y otro lo localizó mi primo y lo vimos más rato aunque como siempre apareciendo y desapareciendo intermitentemente.

Aguila imperial ibérica (Aquila adalberti)

Decir que el segundo día llovió a mares y de forma intermitente pero intensa. En la cantábrica si llueve te llueve todo el día, pero en el sur llueve a la andaluza. Sino que se lo digan a una de las múltiples abubillas que pudimos ver que aguantaba estoicamente una buena mojadura.

Abubilla (Upupa epops)

En fin, un viaje inolvidable en el cual pudimos observar varios de los tesoros que se esconden entre las matas y las peñas de nuestro país. Esperemos que lo hagan durante muchos años y que podamos disfrutar de sus lances de caza. Mientras tanto el gato andaluz seguirá campeando bajo las oscuras encinas y las verdes matas de la sierra jienense de Andujar. Espero que os haya gustado la crónica del viaje, un saludo y gracias por visitar el blog.

10 comentarios:

Ángel dijo...

Simplemente alucinante. No creo que se puedan aprovechar ni contar mejor dos días por esa tierra. Enhorabuena.

jonatan dijo...

Que afortunados de ver estos animales que otros nos tenemos que conformar con verlos en documentales.
Las fotos secillamente impresionantes.

César dijo...

¡Espectacular! Y buenos textos.
Saludos.

David Álvarez dijo...

Muy buena entrada Héctor, me alegro de que hayais podido ver al lince y a todo lo demas, desde luego aprovechasteis bien el puente.
un abrazo

Miazuldemar dijo...

Merece la espera estar pendiente de cuándo publicas, porque nunca defraudas.

Qué buenísima entrada. Vaya pedazo de observaciones. Quién pudiera.

Qué buen ejemplar el lince! Qué animal más bello! Qué guapas las nutrias! Vamos, que te leo encantada!!!!!

Saludos Héctor! Enhorabuena!

Jesús Del Valle dijo...

Creo que la finca donde vísteis al lince y las nutrias es LOS CHOPOS. Es uno de los mejores lugares de España para este maravilloso animal.Todo es ideal, monte,roquedos para criar, comida abundante en conejo y perdiz,monte mediterráneo,etc.Fantástico.

rutinasvarias dijo...

Veo que tuvisteis un viaje completo. Observasteis un montón de fauna que incluso sin haber visto al lince ya es un privilegio, pero verlo es la leche. Por lo visto allí los ciervos es más fácil verlos. Gracias por acercarnos aquella fauna. Saludos.

Andrés dijo...

Sin palabras. Así me he quedado después de leer tu entrada. Simplemente alucinante que hayas podido ver tantos tesoros de la fauna ibérica en tan poco tiempo. Gracias por compartirlo.

Antonio Ruiz dijo...

Hola!

Felicidades por el blog. Excelentes fotografías. Vaya lo que has encontardo por mi tierra...

Seguiré tu blog. Te invito a asomarte por el mío.

Saludos.

Josélez dijo...

Madre mía! Vaya observaciones y vaya días te pasaste! Increíbles observaciones, me muero de envidia.
Saludos