sábado, 4 de julio de 2009

Escamas

Como dije ayer hoy era el turno de los reptiles. Me he estado dedicando especialmente a reptiles sin patas (tanto colubridos como luciones) y algún resultado se ha conseguido. Son animales odiados por la mayoría de personas y que según ellos no aportan ningún beneficio. Luego se quejan de los topillos.
Dejamos las polémicas a un lado y empezamos con los ofidios. Antes de nada decir que podéis pinchar en las fotos para verlas a mayor tamaño. Primero una culebra adaptada a la altitud y distribuída por las zonas montañosas del norte peninsular y diversas regiones del centro. Hablo de la culebra lisa europea (Coronella austriaca). Es una culebra grisacea que puede verse en caminos y sendas cercanas a bosques. Mi primo Dani ya había fotgrafiado una de estas este año y yo tenía ganas de verla ya que hacía tiempo que no veía ninguna. La suerte estuvo de mi lado ya que en estos días pude ver 3 ejemplares. Sólo fotografié uno de ellos.

Culebra lisa europea (Coronella austriaca ssp acutirostris)

El individuo de la foto se trata de un juvenil ya que no superaba los 25 cm y tenía un vientre de un naranja intenso. He leído en guías que el vientre suele ser pardo o grisaceo y ocasionalmente es anaranjado. Curiosamente los 2 ejemplares que vi tenían un naranja fuerte en su vientre.
Las culebras lisas de esta zona corresponden a la subespecie acutirostris la cual se caracteriza por un hocico ligeramente mas alargado, menor tamaño y cabeza estrecha. Además la placa rostral penetra más entre las internasales y tiene mayor número de escamas cefálicas. La distribución de esta subespecie en la península es en la región noroeste.

Detalle de la cabeza de la austriaca

Es una especie inofensiva completamente. Si se ve acosada la primera opción es huir y si se ve acorralada secreta una sustancia bastante olorosa y nauseabunda. Tuve una bonita observación de una lisa hace un mes aproximadamente. En una zona de guijarros vimos un colúbrido pero no se le veia la cabeza. Al acercarme comprobé que era una austriaca pero no estaba sola. Estaba alimentándose de una lagartija roquera. La tenía tragada casi entera. Faltaban las patas traseras y la cola por ingerir. Al percibir mi presencia, con unos movimientos bruscos la culebra escupió a la lagartija que aún respiraba. Al rato ya correteaba de nuevo entre las rocas pero supongo que se lo pensaría un poco más que antes a la hora de meterse en cualquier grieta. Salvé sin querer la vida de la lagartija pero fastidié la cena de la culebra.

Culebra lisa soleándose

Continuamos con otro colúbrido que parece lo que no es. Hablo de la culebra viperina, un reptil muy ligado a medios acuáticos y cuyo mecanismo de defensa consiste en asemejarse lo máximo posible a una víbora. Para ello su cabeza adquiere una forma triangular y la aplastan contra el suelo. También aprietan su cuerpo hacia abajo y el extremo final de su cola es semejante a la pequeña cola de las víboras. He de decir que es la culebra más inofensiva con la que me he topado de momento. En todo el rato que las fotografié nunca hicieron amago de atacar. Como mucho pueden dar golpes con el hocico pero nunca llegan a morder.
Su parecido con las víboras la salva de algunos depredadores pero sin embargo es la condena que hace que los paseantes con una vara acaben con ella.

Juvenil de culebra viperina (Natrix maura)

En la foto podéis ver un individuo juvenil que me encontré bajo una piedra. No superaba los 15 cm y era bastante ágil. Habita junto a una pequeña charca donde viven ranas y renacuajos que sirven de alimento a esta especie hidrófila. Otro día me encontré con otro ejemplar juvenil que había comido algo, quizá una pequeña rana o un sapete a juzgar por el tamaño del bulto que tenía en su abdomen.
Pero el más bello de todos fue un ejemplar adulto de unos 40 cm que encontré cerca de los otros ejemplares. Con un vientre mucho mas amarillento y un dorso más oscuro, sin embargo igual de inofensiva que los anteriores.

Adulto de Natrix maura

La sensación de coger una culebra es una mezcla entre respeto y fragilidad. Sin embargo tienen mucha fuerza a pesar de no tener un punto de apoyo sobre el cual empujar. Las viperinas son las típicas culebras de río que ves cuando vas a bañarte con los colegas al río del pueblo. Esas que siempre coge algun valiente y con las que gritan las chicas del grupo jejeje.

Detalle de la cabeza de la maura

Como podéis ver en la fotografía superior los colúbridos tienen la pupila completamente redonda al contratio que las víboras que la tienen vertical.

Por último, también pude ver un par de luciones. Por aquí los llamamos escolancios, que se que hay gente que les presta saber los nombres de cada zona. Los escolancios no dejan de ser un lagarto sin patas, queda claro cuendo lo ves parpadear como una lagartija. Simpre dije que los escolancios tienen una expresión humana en su cara y puede venir dada por este párpado. Son animales ágiles que bucean entre la hierba de prados y zonas húmedas. Al contrario de lo que la gente piensa, no todos los reptiles prefieren las horas de sol para salir. Los escolancios utilizan el crepúsculo para alimentarse. Pude ver 2 ejemplares. Un macho y una hembra. Sus tonos brillantes y cobrizos y la capacidad de desprenderse de la cola al igual que los lagartos hace que en algunas zonas se les llame culebras de cristal (a pesar de que no sean culebras). Son también muy inofensivos y nunca atacan, lo único que hacen es golpear con las zonas laterales de su cabeza pero nada más.

Macho de lución (Anguis fragilis)

Habitan zonas montañosas del sector norte de la península y sirven de alimento a un buen número de animales como alcaudones, erizos, tejones...
Había un dicho que decía: "Si ves al lución, coge pico y hazadón", lógicamente para matarlo. Afortunadamente muchas personas con las que hablo me dicen que ellos si ven un escolancio no lo matan, que eso no hace mal ninguno. No hacen lo mismo con las culebras, pero poco a poco se va consiguiendo algo. Aquí van un par de fotos de la hembra, mucho mayor que el macho. Medía unos 35 cm mientras que el macho no superaba los 25.

Hembra de escolancio.

Vista general de la culebra de cristal.

Y esto es todo por hoy. Ando buscando la culebra de collar de la cual ví un ejemplar juvenil muerto la semana pasada y también la culebra bastarda de la cual vi 2 individuos atropellados. Espero que os haya gustado la entrada y un saludo.

2 comentarios:

Mamen dijo...

Muy buenas tus entradas. Ya se te echaba de menos.

Precioso el lucion y las viperinas!

Jesús Dorda dijo...

Pues a mi me gustan más las viperinas pequeñas, cuando tienen el diseño más marcado. En realidad casi todas las culebras cuando son jóvenes tienen un colorido más vistoso.
Por supesto que son inofensivas, sus amenazas y cabezazos son puro teatro, nunca supe de ninguna que llegase a morder, pero ¿que me dices del mal olor que suelta? si les pones la mano encima te echan un chorro pestilente para todo el día. Son las mofetas con escamas.