domingo, 10 de enero de 2010

El crudo invierno

Como ya comentaba en la entrada anterior el invierno es una época muy difícil para la fauna y la flora silvestres. Los animales han de buscar alimento y refugio para resistir los días en los que pueden alcanzarse -15º. Los mayores problemas los suelen tener los herbívoros ya que la hierba se encuentra tapada bajo un buen manto de nieve. Para solucionarlo la mayoría de animales van a zonas de menor altitud donde el esesor es menor. Otros lo que hacen es alimentarse de pequeñas yemas de las ramas de algunos árboles. Los carnívoros no rechazan carroñear en esta época ya que no está el asunto como para dejar escapar ningún bocado. Los ungulados como ciervos y corzos suelen ser los más afectados por los temporales de nieve y el invierno causa bastantes bajas en sus poblaciones. Aquí podemos ver 2 grandes machos de ciervo buscando alimento entre las ramas de los árboles.

Ciervos (Cervus elaphus) buscando alimento en una gran nevada

Sin embargo, los árboles, que pasan desapercibidos en esta época también están adaptados a la crudeza del invierno. Los árboles caducifolios pierden sus hojas en otoño y cuando comiendan las heladas su savia se congela. Cuando en primavera se descongela quedan unas burbujas en dicha savia que impiden que exista tensión suficiente para que esta alcance las nuevas hojas y se produzca la fotosíntesis. Es un proceso denominado cavitación. Para evitar dicho problema, es en primavera cuando se generan nuevos tejidos conductores y de esta forma circula la savia con la tensión suficiente. Aquí podemos ver el aspecto de algunas hayas tras el temporal.





También los animales más pequeños sufren en invierno. Es por ello que este año también he montado un comedero invernal al igual que el año pasado y ya lo están visitando los primeros comensales. Como siempre los carboneros son los primeros en animarse a bajar a picotear el alimento. Una pareja está visitándolo de momento.

Carbonero común (Parus major)

También un petirrojo se anima a alimentarse en el comedero. Son pájaros tremendamente confiados que prácticamente están alli antes de que me haya metido en el hide a fotografiarlos. Estas 2 aves son de las más comunes de la península, sin embargo siempre me han parecido muy llamativas, tanto por su colorido como por su comportamiento. Es fácil observar el ciclo completo de estas especies, desde las paradas nupciales, puestas, cebas, volantones, juveniles...y se pueden aprender muchas cosas mirándolos.

Petirrojo (Erithacus rubecuola)



Los petirrojos están defendiendo su territorio practicamente todo el año, al contrario de otras aves que lo limitan a la época reproductora. En algunos días de invierno puedes ver a los petirrojos persiguiéndose ferozmnete para dejar claro quien manda en ese lugar. Rondan el comedero aves como mitos, herrerillos comunes, camachuelos, picapinos, trepadores...pero todavía no tienen suficiente hambre asique toca esperar.
Por último os dejo una foto de un fenómeno meteorológico que nunca había visto. Un arcoíris nevando. Siempre los veo lloviendo pero es la primera vez que veo este efecto en la nieve asique espero que os resulte interesante. Ojalá hayáis aprendido algo nuevo con esta entrada. Un saludo y gracias por visitar el blog.

7 comentarios:

Pablo Fernandez Fernandez dijo...

Por supuesto que ha resultado interesante. Y las fotos, muy buenas.
El arco iris con nieve, es la primera vez que tengo noticias de el.
Un saludo.

David Álvarez dijo...

Muy guapas Héctor!! La de los ciervos es una pasasa.
un abrazo

rutinasvarias dijo...

Vaya si hemos aprendido!!!

Las fotos impresionantes sin excepción. Me gusta mucho la de los ciervos, que subidón debe dar el verles ahí.

Lo del arcoiris con nieve nunca lo había visto, y pensaba que no podía producirse.

Un saludo.

Jose Angel Alonso dijo...

Menudas fotos. Me sumo a la de los ciervos. Es chulisima y el momento debia ser impagable.

salu2

manuel dijo...

Enhorabuena por las fotos y comentarios,te envidio por tener tan cerca la belleza de esos parajes,un saludo.

Miazuldemar dijo...

Qué extraña la del arcoiris, nunca ví algo parecido.

En cuanto a la entrada muy buena como siempre. A mí también me llama mucho la atención el exceso de confianza de carboneros y petirrojos, sobre todo de estos últimos. Siempre se dejan acercar bastante.

Saludos Héctor.

eminosuke dijo...

Preciosas fotos, como siempre. Saludos