domingo, 11 de septiembre de 2011

Haciendo grande lo pequeño

A pesar de la obsesión de algunos naturalistas por centrarse unicamente en aves o grandes mamíferos, también a pequeña escala nos encontramos con perfectas cadenas tróficas en las que existen feroces depredadores y tímidas presas que viven con un miedo constante de ser capturadas. Los artrópodos son los reyes de la química, capaces de desarrollar múltiples técnicas de captura y también soluciones defensivas ante depredadores que los superan más de cien veces en tamaño: sustancias repugnatorias, veneno, ácidos corrosivos... son sólo algunas de las técnicas que podemos observar en el mundo de los insectos y en el de los artrópodos en general.
Comenzaremos la pirámide trófica del escalón más alto al más bajo empezando así por los depredadores de este pequeño mundo que tratamos en esta entrada.
Hablar de depredarores a pequeña escala es hablar de las arañas, artrópodos con 8 patas, equipados con un par de palpos para detectar vibraciones y armados con un par de quelíceros para inyectar veneno a sus presas y retenerlas. Además las arañas cuentan con la capacidad de generar seda, en unas glándulas de su abdomen, la cual moldean utilizando las hileras de la parte posterior de su cuerpo. Muchas especies han perfeccionado el uso de la seda creando telas de geometrías alucinantes, embudos, pequeños hilos que arrastrados por el viento ayudan a la migración de las arañas (seguro que todos habéis visto flotar hilos de telas a contraluz en las tardes de finales de verano), también la utilizan para envolver a sus presas, entre otra multitud de utilidades.
Nos vamos a centrar en la araña de mayor tamaño de Europa, la araña lobo (Lycosa tarantula), la cual podemos encontrar en ciertas laderas soleadas aquí, en las zonas oseras. La verdad es que impresiona encontrarse a una de estas de cerca y destaca su capacidad para pasar desapercibidas a pesar de su tamaño ya que pasan la mayoría del tiempo en un tunel de hasta 30 cm que comunica con la superficie a través de un orificio.

Araña lobo (Lycosa tarantula) a la entrada de su guarida (Pinchad en la imagen para ampliar)

La entrada de dicho túnel está recubierta por hilos de seda colocados estratégicamente para detectar el paso de una presa por las cercanías del mismo. Es entonces cuando la araña percibe las vibraciones y sale del túnel capturando a su presa a una gran velocidad. Su rapidez, fiereza con sus presas y sus costumbres nocturnas (ya que generalmente abandonan el túnel por las noches) la han bautizado con el sobrenombre de araña lobo. Antiguamente se denominaban tarántulas pero al descubrir América y las grandes arañas que allí habitaban, se les llamó a aquellas tarántulas por ser de mayor tamaño. A pesar del tamaño de sus quelíceros que se aprecian en la fotografía inferior, el veneno de esta especie sí es mortal para sus presas pero sus daños para el hombre son semejantes a los de una abeja, además sus costumbres huidizas del ser humano hacen que sea complicado que nos ataque.

Detalle de los ojos, quelíceros, palpos y sedas de la araña lobo (Lycosa tarantula)

Sin embargo las arañas también cuentan con enemigos dentro del mundo de los artrópodos, un grupo de himenópteros, las avispas excavadoras, que se han especializado en la utilización de las arañas parasitándolas. Las paralizan inyectándoles un fluido y aprovechan para enterrarlas en su nido junto a otros artrópodos. De esta forma cuando eclosionen los huevos, las larvas se alimentarán de la araña en los primeros minutos de su vida. El encuentro sería algo semejante a lo que podemos ver en este fragmento de un documental pinchando AQUI.

Avispa excavadora descansando, posiblemente del género Sphex. Esta especie concretamente suele parasitar orugas.

Otro de los grandes grupos de depredadores son los odonatos, que incluyen a las libélulas y los caballitos del diablo. Son insectos que actúan como depredadores desde sus fases de ninfa que viven bajo el agua. Estas formas presentan, en libélulas, una estructura denominada rostro que son unos apéndices modificados en forma de pinza la cual lanza a toda velocidad para cazar a sus presas. Si pincháis AQUI podéis ver un fragmentos de un documental que explica como cazan bajo el agua.
Como se explica en el documental llega un momento en el que las ninfas abandonan el agua para metamorfosear en la forma adulta y voladora que todos conocemos. Es un punto muy vulnerable para la vida de las libélulas ya que han de esperar a que sus alas se estiren y se sequen completamente para poder moverse y volar.


Imágenes de una libélula (posiblemente del género Libellula) sobre la carcasa de su forma acuática y desplegando sus alas. Las fotografías están tomadas con unos minutos de diferencia.

Son animales veloces y bastante eficaces en sus capturas. Patrullan las zonas encharcadas en busca de presas de las que se alimentan posadas tranquilamente sobre los juncos y las eneas.

Libélula de 4 puntos (Libellula quadrimaculata)
Detalle de la venación en las alas de la Libellula quadrimaculata
Vista de los grandes ojos compuestos de las libélulas y también de las pequeñas antenas que presenta este grupo de insectos.

La diferencia entre libélulas y caballitos del diablo es también una de las lecciones básicas en la carrera de Biología. Las diferencias son varias: Las libélulas tienen los ojos grandes y en ocasiones se tocan en la zona dorsal, mantienen las alas desplegadas en reposo y sus alas son anchas desde la base mientras que los caballitos del diablo tienen los ojos a los lados de la cabeza, sus alas se pliegan contra el cuerpo en reposo y sus alas son estrechas en la base y anchas en el estremo, con una forma semejante a la de una raqueta. Sin embargo ambos grupos son depredadores.


Caballito del diablo del género Coenagrion

Los caballitos del diablo adoptan una llamativa forma de corazón durante su acoplamiento para la reproducción en el cual el macho agarra a la hembra por detrás de la cabeza con unos apéndices especiales y esta coloca la parte final de su abdomen bajo la inicial del abdomen del macho produciéndose la transferencia del esperma.

Acoplamiento de caballitos del género Coenagrion

Semejantes a los odonatos son los neurópteros y diferenciables de los anteriores principalmente por la presencia de largas antenas. Al igual que las libélulas y los caballitos del diablo, también son depredadores, muchas veces tanto en su forma larvaria como en la adulta. A este grupo pertenecen las famosas hormigas león y también los ascalafos. Su vuelo es llamativo cuando caminamos a principios del verano por una zona de prados con la hierba alta y destacan sus antenas terminadas en maza (particularmenete en los ascalafos).

Libelloides longicornis en reposo

Como hemos dicho las hormigas león también se incluyen en este grupo y al hablar de ellas casi todos pensamos de entrada en su forma larvaria. Un cazador en miniatura armado con poderosas mandíbulas que abre como si fuese una trampa y que excava un embudo en la arena con paredes resbaladizas en el que caen sus presas. Si éstas intentan escapar echará arena sobre ellas para desestabilizar la superficie de arena y hacer que caigan al fondo del embudo donde se encuentra la hormiga león. Podéis ver la técnica detalladamente pinchando AQUI. (comienza en el min 0:42)
Esta forma larvaria se parece muy poco a la forma adulta de las hormigas león semejantes a libélulas con el cuerpo alargado y las alas transparentes de venas contrastadas como se puede observar en la imagen inferior.

Creoleon lugdunensis

Pero, como en toda cadena trófica, los depredadores requieren de los peldaños inferiores para poder sobrevivir y necesitan presas de las que alimentarse. Estas presas pueden ser depredadores a su vez o bien "herbívoros" (bien se alimenten de plantas directamente como los saltamontes por ejemplo o bien de derivados de las mismas como frutos, néctar, etc...)
Unas de las presas por excelencia tanto de otros artrópodos como de vertebrados son los lepidópteros, las mariposas. Insectos coloridos de alas modificadas, cubiertas de pequeñas escamas indiferenciables a simple vista pero que en su conjunto forman auténticos patrones de formas y colores. Aunque no siempre tienen este aspecto, ya que de los huevos de mariposa nacen pequeñas orugas que se alimentan y crecen hasta entrar en estado de pupa, de la cual saldrá el individuo adulto. Hay gran variedad dentro del mundo de las orugas ya que nos las podemos encontrar peludas, con desplazamientos llamativos, con técnicas de defensa especiales, capaces de mimetizarse simulando una rama, etc.Cada especie suele alimentarse de un tipo de planta en concreto por lo que debemos saber donde buscar para encontrar las orugas de ciertas especies. Aquí van algunas orugas de la cordillera.

Oruga de la Familia Noctuidae

Oruga de pequeña pavón (Saturnia pavonia)

Oruga de la mariposa Tyria jacobeae

En un determinado momento las orugas entran en estado de pupa, formando una cubierta de seda o simplemente una secreción esclerotizada que las protegerá de las inclemencias. Pueden colocarla sobre plantas, enterradas, bajo rocas, etc. Cuando las condiciones son favorables, la mariposa emerge de la pupa y despliega sus alas para que se sequen igual que sucedía en las libélulas. Es también uno de los momentos más vulnerables de su vida. Pinchando AQUI podéis ver el ciclo de la cardera (Vanessa cardui) una mariposa bastante común en la cordillera. A continuación la pupa de la blanca del majuelo y un individuo adulto.

Pupa de blanca del majuelo (Aporia crataegi)

Blanca del majuelo (Aporia crataegi) adulta

Un grupo en el que considero especialmente dificil la identificación de especies son las mariposas de la familia Licenidae y Hesperidae. Las primeras pequeñas mariposas con marcas ajedrezadas en sus alas normalmente azules o pardas, aunque también las hay naranjas y verdes. Las segundas mariposas que destacan por el gran tamaño de su cabeza y generalmente naranjas o bien ajedrezadas de tonos que van desde el verde hasta el rojizo. Aquí van algunas imágenes de licénidos y hespéridos. Algunos están identificados pero otros no,por ello agradezco cualquier tipo de ayuda al respecto.



Licénidos sin identificar.

Otras son más sencillas de identificar como esta Lampides boeticus

Aquí van algunas imágenes de hespéridos

Thymelicus silvestris

Hespérido sin identificar

Hespérido en posición de descanso.

Por último existen grupos de invertebrados con tal variedad en los mismos que podemos encontrarnos depredadores y presas con multitud de técnicas y estructuras desarrolladas tanto para la caza como para la defensa ante predadores. Ejemplo de estos grupos son los dípteros (moscas) o los coleópteros (escarabajos). Existen moscas que son eficaces depredadoras como las moscas asesinas y también escarabajos que son veloces cazadores como la cicindela, un escarabajo famoso por ser el animal más veloz en relación a su cuerpo. Sin embargo la mayoría de especies de estos grupos actúan como presas dentro de las cadenas tróficas. Es por ello que requieren de fuertes corazas como los coleópteros para defenderse de sus depredadores o bien el desarrollo de vías rápidas de escape como la que desarrollan los escarabajos de la familia Elateridae, comunmente conocidos como escarabajos resorte, los cuales presentan un mecanismo que actúa como una especie de gatillo produciendo un click ( de ahi su nombre anglosajón "Click beetle") que le permite saltar para huir y también le sirve para darse la vuelta si cae panza arriba. Pinchad AQUI para ver un video demostrativo. A continuación una fotografía de uno de los elatéridos que nos podemos encontrar en la Cordillera cantábrica.

Coleóptero de la familia Elateridae

Otro de los grupos comunes de coleópteros en la primavera en nuestras montañas son los cantáridos (grupo emparentado con las luciérnagas) que se caracterizan por presentar unos élitros blandos. De este grupo viene el nombre de la cantaridina, una sustancia tóxica con la que un insecto que antiguamente se consideraba de este grupo (hoy en día pertenece a otro) recubría sus huevos y era considerado afrodisiaco. Parece que a ellos les funciona.

Cópula de Cantharis rustica

También habíamos mencionado a los dípteros, las moscas que todos conocemos. Son considerados uno de los animales más molestos y a mucha gente le provocan asco por desarrollar su vida en ambientes no precisamente higiénicos, sin embargo están considerados unos de los animales más limpios. Si os detenéis un momento a observar una mosca, veréis que cuando no está alimentándose o volando, está limpiándose.

Mosca del estiercol (Scatophaga stercoraria)

Los sírfidos son un grupo de moscas también llamadas moscas cernícalo por poder volar estáticamente en un punto recordando así a los cernidos del cernícalo. La cuestión es que a alguien muy poco familiarizado con los artrópodos puede parecerle una abeja, sin embargo no lo es como se puede apreciar en sus antenas, típicas de dípteros.

Sírfidos del género Eristalis copulando.

La cuestión es que si habéis leido la entrada y visto los videos adjuntos os habréis dado cuenta de que el mundo de los artrópodos es un mundo lleno de técnicas que parecen sacadas de una película de ciencia ficción y que sirven de inspiración en el diseño de seres extraterrestres. Todo esto sucede a las puertas de nuestras casas, en muchos prados y zonas encharcadas se cumplen los ciclos de los artrópodos. Os invito entonces a que un día, perdáis vuestra vista entre las hierbas y os adentréis un poco más en la magia de lo pequeño y es que últimamente uno disfruta de mucha más exclusividad observando animales de este tipo que observando el oso. Espero que os haya gustado la entrada. Un saludo.

9 comentarios:

David Álvarez dijo...

Una entrada muy buena, Héctor. El texto y las fotos de lujo.
un abrazo

Ars Natura dijo...

Jo, Héctor y ahora qué pblicamos los demás en nuestros respectivos blogs?
Vaya entrada más completa! y qué buenas fotos!

He intentado identificar las mariposas que te faltan pero no he sido capaz. Previsible por mi corta experiencia con estos invertebrados.

Toner Dogu dijo...

Genial, cada vez me gusta más este blog, pero creo que te ha faltado un detalle: el escorpión, muy importante en la cadena trófica.

Un saludo

ferreiro dijo...

magnifica serie menuda fotos un saludo

José Manuel Gavilán dijo...

Hola Hector. Magnífica batería de fotos de estos pequeños, que en verdad has conseguido grandes, grandes. Buen trabajo. Un saludo cordial desde Doña Mencía.

Emilio Contreras dijo...

Impresionante!sobre todo la segunda.Saludos

Jesús Del Valle dijo...

Me gustaron mucho desde que las publicaste, los detalles de las venas de las Libélulas son una virguería.Saludos y ya va siendo hora saques algo nuevo ¿no?

fenixavisunica dijo...

Las fotos de las licosas son espeluznantes para alguien como yo, que coge las serpientes a mano, pero se muere de miedo con una araña de jardín.
Si te fijas, se te ve reflejado en sus ojos.
Ya sabes que dice Frikosal que de noche sus ojos brillan en azul.

Antonio Atienza Fuerte dijo...

Héctor , vaya material macro que tienes , para quitarse el sombrero . Felicidades.

Un saludo
Atienza