domingo, 18 de marzo de 2012

"Los reyes"

Cuenta la leyenda que las aves silvestres se reunieron para decidir quienes eran los reyes de los pájaros lo cual sería decidido comprobando quién era capaz de volar más alto. Comenzaron a ascender las aves aprovechando las corrientes y la mayoría se iban fatigando, sin embargo el Águila Real se mantenía firme y seguía ascendiendo consiguiendo ser el ave que mayor altura alcanzó. Cuando llegó al punto más alto, de entre las plumas del dorso surgió un pequeño reyezuelo que había aprovechado su pequeño peso y tamaño para esconderse. Se nombraron así al aguila real como la reina de las aves y al reyezuelo como el rey y al segundo se le coronó con una pequeña cresta dorada.
Leyendas aparte uno de estos días pude encontrarme con los 2 protagonistas de la historia que acabo de contar en un hayedo maduro de la cordillera cantábrica. El reyezuelo sencillo (Regulus regulus), ave más pequeña de Europa con una longitud del pico a la punta de la cola estirada de 8,5 - 9,5 cm y de movimientos constantes e inquietos. Es el reyezuelo más montano de nuestras latitudes ya que prefiere zonas de montaña para criar aunque pueda invernar el zonas más dispersas de la península. Es en el invierno cuando podemos encontrarlo asociado a pequeños bandos de paseriformes como carboneros, herrerillos, mitos, agateadores y trepadores. Casi siempre suelo localizar a este pequeño pájaro cerniendo sobre los brezos y urces que crecen en los pequeños claros de los bosques viejos del norte de España. Es muy llamativo ver como se mantienen en el aire como si fuesen colibríes a la paleártica.

Reyezuelo sencillo (Regulus regulus) sobre un brezo

El ejemplar de la imagen es posiblemente una hembra ya que presentan la cresta que les da nombre de un color más amarillento mientras que los machos tienen una zona anaranjada que se hace muy llamativa en enfrentamientos con otros machos en la época de celo y cuando cantan. Son bastante confiados pero la rapidez y fugacidad de sus movimientos sumada a la escasa luz que suele haber bajo el dosel arbóreo hace que no sea tan fácil fotografiarlos en condiciones.

Hembra de Reyezuelo sencillo (Regulus regulus)

La otra protagonista de la historia es el Águila Real (Aquila chrysaetos), también llamada águila dorada como nos dice el chrysa de su nombre específico. Una de nuestras aves más majestuosas y conocidas por todos gracias a la gran labor documental de Félix Rodriguez de la Fuente que sentía especial admiración por este animal entre otros. Como se cuenta en la historia son capaces de volar a gran altitud normalmente en parejas, concretamente el día que os comento pude ver un adulto y un subadulto mientras eran acosados por cornejas. Su silueta es característica y sus poderosas patas y pico han hecho que se gane un sitio en la cima de la cadena trófica.

Águila real (Aquila crhysaetos), subadulto.

En la fotografía se ve el subadulto, reconocible por las manchas blancas en la parte inferior del ala y de la cola. En invierno con temporales intensos de nieve he observado reales a poca distancia de las casas de los pueblos, posadas en un prado o bien en vuelo. Y es que por muy real que seas contra el tiempo no hay quien luche.

Sin embargo a pesar de todas las historias para mi el rey del mundo animal sigue siendo el gato montés. Ese al que tantas entradas he dedicado en el blog y al que pretendo dedicar muchas horas de estudio en el futuro. En invierno los gatos tienen un horario bastante impredecible ya que los puedes ver tanto de madrugada como al medio día. Concretamente el otro día haciendo un viaje pasé por una zona bastante buena de gato montés y allí estaba a las 15:00 horas sentado en el prado junto a una presa y disfrutando del sol que calentaba los prados y despedía una ligera neblina al derretir la helada en las noches que aún no habñia incidido el sol. No llevaba la cámara conmigo asique fui a casa y volví al lugar y afortunadamente allí seguía pero ya sin sol. Un bonito macho de gato montés con todas las características de libro. Digo esto porque si consultáis algunas páginas de fotografía de naturaleza están muy bien en cuanto a fotografía, pero algo flojas en cuanto a naturaleza, ya que las identificaciones son bastante reguleras. Se suben fotos vendiendo un gato montés sin serlo y unos cuantos le aplauden diciendo que vaya pedazo de imagen. El autor normalmente se respalda en un "me lo ha confirmado un experto". Y es que el término experto es muy relativo. Aquí van las fotos del ejemplar de este invierno.


Gato montés (Felis silvestris) en un valle del norte de León

La nieve parece un fator bastante limitante para el gato según la bibliografía. Suele considerarse que evita las coberturas de nieve superiores a los 20-30 cm. No obstante a veces podemos encontrarnos las huellas del félido en la nieve como un pequeño leopardo de las nieves no muy lejos de nuestra casa. Los documentales son una herramienta perfecta para la conservación y normalmente se hacen sobre especies en peligro, amenazadas o con un impacto visual grande. Sin embargo hay pocos documentales sobre el gato montés (exceptuando alguno sobre los gatos escoceses) y muchos se sorprenderían con la belleza de este animal.

Huella de gato montés en la nieve.

Como veis he conseguido que las fotos se vean a un tamaño mayor en el blog y es que así creo que luce mucho más. Ya me diréis que opináis. Un saludo y gracias por visitar el blog.

5 comentarios:

Versánicus dijo...

Vaya pasada de gato montés, llevo muchos años sin verlo y la verdad es que allí por el norte se deja ver con bastante más facilidad por lo que veo

Saludos desde el sur.

Ángel Rabanal dijo...

Me ha encantado la leyenda, que desconocia. Las fotos del reyezuelo chulisimas. ¡Que dificil es pillarlos quietos! Y el gatazo una pasada, una vez más.

Tomás Crespo dijo...

Muy guapa la leyenda y las fotos de los protagonistas, y del autentico rey para ti el intrigante gato montes, a mi me gustan más las fotos así grandes que pequeñas, y me gustán más aún cuando pinchas en ellas
saluddd

Ars Natura dijo...

La primera foto del Reyezuelo no sé por qué me recuerda un dibujo antiguo. Muy bonita.

Con lo difícil que es hacerles una foto a esos minúsculos pajarillos y que no salgan movidos...

Jesús Del Valle dijo...

Bellísimas captaciones del GATO. Genial el localizarlo, luego parece más probable el enfocarlo bien ya que si está tranquilo pues su paso es lento.
Tengo con la cámara de fototrampeo localizada una hembrita y ando detrás de volver a captarla mejor.Saludos