domingo, 25 de abril de 2010

Primavera

Pues a pesar de que las nieves se resisten en las zonas más altas del norte de España, la primavera está patente en cada esquina. Aparte de la duración de los días, las temperaturas más suaves y hechos de ese tipo, la naturaleza se muestra radiante en esta época. Ha sido un año de muchas nieves y lluvias por lo que la explosión de vida es aún más intensa si cabe. Los animales han salido de sus letargos invernales, las peludas bestias que campean por esos montes están dejando atrás el denso pelaje invernal por uno más acorde a las temperaturas primaverales.

Nieves primaverales en la cordillera cantábrica

Animales como los murciélagos grandes de herradura pasan el invierno en letargo en cuevas donde las fluctuaciones de temperatura no son tan acusadas como en el exterior. Una época muy sensible para esos animales y de gran importancia. Al llegar la primavera ya volvemos a ver a esos animales volando en las horas crepusculares en busca de insectos para alimentarse. Como sabréis la técnica que utilizan estos animales es la ecolocalización. Utilizan ultrasonidos que rebotan de una determinada forma en sus presas y son percibidas por sus grandes oídos modificados con pliegues denominados tragus. En el caso del murciélago grande de herradura también existe un tragus nasal.

Murciélago de herrdura (Rhinolophus ferrumequinum)

Como he dicho antes, la mayoría de mamíferos mudan su pelaje para afrontar la época calurosa. En algunos casos es muy llamativo como en el armiño que vuelve a su pelaje pardo (a pesar de que no todos los armiños adquieran un pelaje completamente blanco en la cordillera cantábrica) En otros casos supone una disminución del volumen del pelaje. Sucede así en rebecos, corzos, zorros, que aparecen en esta época del año parcheados con zonas más tupidas y otras más laxas.

Corzo (Capreolus capreolus) mudando el pelo.

También es una buena época para poder ver los campeos de los gatos monteses. Una vez finalizada su época de celo, estos felinos bajan a los prados que comienzan a estar de un verde intenso en esta época para alimentarse de micromamíferos. No podía faltar a la cita uno de los gatos monteses que tengo controlado y que todavía luce un pelo bastante tupido. Podéis ver la marca en su oreja derecha, leyendo entradas antiguas le recnocereis.

Gato montés (Felis silvestris) descansando en un prado en primavera

Es un tiempo en el que el agua abunda por todas partes y la explosión de verde es brutal. Tengo un amigo que dice que en ocasiones el verdor es tal que hace daño a la vista. De este tipo de plantas de verde intenso que crecne en márgenes de regueros y arroyos se alimentarán un buen número de osos tras el invierno.




Arroyos en primavera

Los narcisos comienzan a tapizar gran parte de los prados de montaña en esta época. Gritsándanas es el nombre que les damos por la zona. Es inevitable asociar esta planta con los primeros días de la primavera cuando las cumbres aún están blancas pero ya se nota que el invierno ha quedado atrás.

Narcisos

También podemos notar la primavera en los pequeños paseriformes que se afanan en la preparación de los nidos, y el cuidado de las puestas. Es el caso por ejemplo del carbonero garrapinos que suele anidar en grietas de paredes, en huecos en la base de árboles y hoquedades en general. En el caso de individuo de la fotografía tenía el nido en un hueco entre las piedras de una pared.

Cabonero garrapinos (Parus ater)

Por último hacer una reseña a esos animales que echamos de menos en invierno. Hablo de la herpetofauna y más concretamente de los anfibios. Las ranas bermejas son las más tempraneras a la hora de realizar sus puestas ya que con que la laguna donde crían no tenga nieve es suficiente. Ya podemos ver qe muchos renacuajos de esta especia han salido de los huevos. También han comenzado las paradas nupciales los tritones jaspeados y palmeados en las aguas claras de lagunas o charcas de montaña. Junto a ellos, las ranitas de San Antonio entonan sus cantos en los atardeceres primaverales. Pude fotografiar a un tritón palmeado en fase terrestre pero con la cola comenzando a adptarse a la fase acuática.

Tritón palmeado (Triturus helveticus) en fase terrestre.

Espero que os guste. Un saludo y a disfrutar de la primavera.

3 comentarios:

Miazuldemar dijo...

Preciosa entrada Héctor. Me encantaron las fotos del agua rebosando por todas partes. Siempre aprendiendo con tu blog.

Un saludo.

Ángel dijo...

Una pasada como siempre. En tu linea retratando esa maravilla de tierra con tus entradas.

Me ha liao un colega y ya tengo blog. Ya te contare.

Pero vamos que lo bueno de esto es que ya puedo poner comentarios y hacerme seguidor de zonaosera!!!

Un abrazo xavalon.

Jesús Del Valle dijo...

Hola Angel. He repasado tu blog y me parece marivolloso, la variedad que recoges desde el carnívoro a la sutil imagen de gotas de lluvia. Es precioso como lo ves y como lo tienes en esa Naturaleza que te rodea claro. Tengo una charca por aquí cerca repleta de Gallipatos, no caben más, en un páramo desértico en una montaña. Enhorabuena campeón JESÚS