lunes, 5 de abril de 2010

El Oso Pardo Cantábrico

Bueno, la verdad es que llevaba tiempo pensando en hacer una entrada de este estilo. Se que habrá gente que de entrada les parecerá regular, pero tras leerla espero que no opinen lo mismo. Esta entrada pretende ser una unión entre observaciones personales de esta especie en el campo, pero también una crítica a las sitiaciones que se viven en ocasiones, causa de la masificación normalmente. De entrada digo que no revelaré la localización de ninguna de las fotografías que adjuntaré a esta entrada. Advierto que lo que diga en esta entrada puede ofender a alguien pero si lo hace será con motivo alguno.

Tras esta pequeña introducción comienzo con mis observaciones de oso pardo. Mi primera observación fue hace unos 4 años, cuando esto de le oso no estaba tan sumamente masificado como ahora. Parece mentira lo que pueden cambiar las cosas en unos pocos años. La observación en cuestión la realizó mi padre. Se trataba de una hembra con 2 cachorros de ese año, esbardos que los llamamos por aquí. Me avisó y llegué al lugar para poder disfrutar de la observación. He tenido mejores avistamientos pero todos sabéis que el primero se recuerda con un cariño especial. Los esbardos jugaban en una chera ante la atenta mirada de su madre que se levantaba sobre las patas traseras de vez en cuando para echarles un vistazo. Esta observación se realizó en solitario, pronto entenderéis porqué digo esto. Esta osa la pude ver en otra ocasión a varios kilómetros de donde la vi la vez primera.
Tuve otro encuentro con oso pardo, quizá el mas cercano hasta el momento. Un subadulto se alimentaba en una ladera en una mañana de Julio. Fue un encuentro inesperado ya que nosotros llevábamos intención de hacer una ruta más y no de toparnos con un melenas. La observación duró unas 2 horas mientras permanecíamos escndidos bajo un abedul. El animal caminó por la zona hasta que coronó hacia la ladera opuesta de la montaña.

Subadulto de oso pardo cantábrico

Las observaciones se fueron sucediendo más según pasaban los años. Debido sobre todo a que eran más las horas que pasaba en el campo. Grandes machos buscando alguna hembra con la que aparearse, incluso un macho caminando junto a una hembra en el mes de Abril alimentándose de pequeños brotes que nacían junto a una senda en un robledal. Son observaciones que evocan la magia de las montañas cantábricas, pero son eso, observaciones.
Me hacen mucha gracia las personas que se hacen llamar naturalistas que viajan de un lado a otro del mundo simplemente para tachar nombres de una lista como si se tratasen de piezas de un puzzle o algo así. Haciendo esperas a este animal, cada vez te encuentras con más gente en los puntos calientes que los llamo yo. Hay personas que llegan allí con el telescopio y poca pinta de patear monte, sólo van donde llega el coche. Se colocan en el observatorio y se dedican a charlar con la gente mientras los demás buscan el animal. Una vez lo han encontrado mira 1 segundo por el telescopio para confirmar que lo ha visto y vuelven a hablar, a ser posible fumándose un cigarrillo que es muy de naturalista también.
Es el tipo de gente que presume de haber visto una rareza nacional en no se que embalse y sin embargo no ha podido disfrutar de algo tan común como la parada nupcial de los carboneros. Gente que se empeña en poder contar que ha visto algo complicado y este hecho les ciega a ver lo cotidiano.
Desgraciadamente este tipo de gente hace que las personas que realmente viven esta pasión de una forma respetuosa se hayan ganado una fama que no se merecen. Como siempre pagan justos por pecadores.

Macho de oso pardo cantábrico

La cuestión es que si echas horas buscando a un animal tan mitológico como puede ser el oso pardo, lo justo es que disfrutes del momento y no te ciegues en llamar a gente por teléfono o comentarlo con los que allí están dando voces, porque las voces se dan en los chigres. Si algo he aprendido en este tiempo que llevo en este mundillo es que los momentos hay que disfrutarlos. No puedes perderlos por intentar hacer una foto o una grabación. La mejor lente es el ojo humano y la mejor tarjeta de memoria es el cerebro. Eso nadie podrá cambiarlo.
Es cierto que el oso pardo es un reclamo turístico que atrae a gran número de personas a zonas rurales y deja dinero en los pueblos. Pero también tenemos que pensar a costa de que. No es rentable que un pueblo se enriquezca con visitantes oseros que tratan de meterse encima del animal para obtener una buena fotografía desplazándolo de su area de campeo. Tampoco renta que ganen dinero si nos encontramos esperas llenas de basura de la gente que va allí y no respeta el entorno.

Osa cantábrica

Esta osa se alimentaba en verano junto a dos cachorros en una montaña caliza de la cordillera.
El oso siempre ha sido un animal polémico. Escuchas a gente de todas partes decir que para que vale el oso. Que sentido tiene ese animal. Sin embargo cuando se enteran de que sale un oso a campear en algún sitio son los primeros que están alli mirándolo con los prismáticos. También se escuchan sandeces como que hay osos a patadas o que hay que empezar a cazar oso. La fuente casi siempre es la misma, seguro que sabéis a lo que me refiero.
Como podéis comprobar a mi nunca me han gustado las masificaciones. Pero no os confundáis. Estoy a favor de que gente de todas partes vea el oso y que favorezca el impulso de zonas rurales. Pero debería hacerse con sentido y no a palos de ciego. Esto hace que ver el oso en una zona en la que no hay nadie y verlo en un lugar lleno de gente con telescopios pegando voces tenga diferencias notables.
El problema es que a mucha gente le gusta más hablar que ver, disfrutar de como se va hinchando su ego cuando cuenta historias de campeo que en muchas ocasiones o son inventadas o se las ha robado a otro. En estas ocasiones el consejo es asentir con la cabeza y dejar que piense que te lo has creído. Así todos estamos felices.
Creo que ha quedado clara mi opinión en cuanto a lo que está sucediendo en algunas zonas. Espero que nadie se haya sentido ofendido y si lo ha hecho es porque pertenece a alguno de esos grupos, hágaselo mirar.
Mucha gente puede pensar: que dice este chaval si con esta entrada esta incitando a que la gente vaya más a ver osos. Esa no es la finalidad, la finalidad es hacer reflexionar a las personas que lo están haciendo mal y que no disfrutan realmente de la naturaleza ya que aún están a tiempo. Aparte de esto, yo veo fotografías de linces en Andalucía y todavía no me he pasado por allí. Cada uno que piense lo que quiera.
Voy a dejar el apartado de críticas sociales y pasemos un poco más al ámbito realmente importante. A continuación subo una foto del macho y la hembra de oso pardo que pude ver con actitudes de cortejo la pasada primavera.

Macho de oso pardo en primavera

Hembra de oso pardo

Tras la época primaveral de celo y durante la misma los osos suelen alimentarse principalmente de hierbas y plantas frondosas. También aprovechan alguna de las carroñas que ha dejado el invierno. Es en esta época, cuando las hembras dejan a sus cachorros del año pasado para volver a criar. Muchas veces estos osos jóvenes están desorientados y se acercan bastante a los pueblos. Los hermanos suelen peramenecer juntos un cuanto tiempo hasta que cada uno sigue su camino.

Hermanos alimentándose en primavera

Osos hermanos (posiblemente un macho y una hembra). Uno de ellos frota su espalda contra un piorno para rascarse

Juvenil de oso pardo en la montaña cantábrica

En la observación de estos 2 hermanos se alimentaron principalmente de vegetación hasta que encontraron una pata de un corzo en la cual royeron un buen rato. Muchas veces los osos juveniles no aprovechan tanto la carne de carroñas sino que se alimentan más de las larvas de invertebrados necrófagos que desarrollan sus fases juveniles en la carne.
Las madres pasarán esta época alimentando a sus crías y campeando por zonas donde puedan encontrar alimento como hormigueros, frutas silvesres, carroñas... En la época de finales de verano, los osos vuelven a las zonas más altas para alimentarse principalmente del fruto de 2 plantas: Las arandaneras y el pudio (escuernacabras). Es la época en la que se suele producir la marabunta del oso. Viene gente de todas partes y de todos tipos a ver a estos animales. Empresas francesas que cobran por ello entre ellas. Es entonces cuando mejor se observan los pros y los contras de la observación de este gran mamífero.



Oso pardo alimentándose de arándano

Como podeis ver las fotografías que acompañan a esta entrada han sido tomadas a gran distancia y sin intervenir nunca en la vida del animal. Como es lógico no criticaría a la gente que o hace si yo lo hiciese.
Tras el verano los osos se adentran en el bosque para alimentarse de frutos como las bellotas o las castañas que aportan muchas de las calorías necesarias para que estos animales pasen el invierno. Estos 2 últimos años los inviernos han sido duros y la mayoría de osos han hibernado, sin embargo se conoce algún caso en años más calurosos en los que los osos ya no han hibernado en la cordillera. Las osas darán a luz a sus crías en este periodo para que en la primavera cuando tengan que salir de la osera puedan seguir a su madre.
Espero que os haya gustado la entrada y un saludo.

17 comentarios:

Juanma Tojeiro dijo...

Hola:
Sin conocer cómo está el asunto del oso ni tener la suerte de poder haber visto ninguno en libertad comparto tus opiniones, pues si cambias "oso" por cualquier otro animal o espectáculo natural es perfectamente válido.
En esto de la naturaleza y las observaciones yo divido a la gente en 2 grandes grupos (habiendo más): el que va con intereses naturalistas y si puede hace una foto o un video para tener constancia del acontecimineto, y el otro es el que va a hacer la foto deseada a costa de lo que sea, y que se suelen delatar por eso que tú dices (lo del cigarro lo has clavao, jejeje). De estos últimos podemos ver muchos trabajos en webs de fotografía, y en general se lo suelen tener bastante creído.
El segundo grupo no tendría nada de malo si no fuera por la poca consideración que muchos tienen por el medio. Pues coincidimos en que es bueno que haya cierto tipo de negocio entorno a esto si deja el dinero en los pueblos, y hace ver que el oso sirve para algo.
Saludos

David Álvarez dijo...

jooooder Héctor, cómo te pasas. Muy chulo el post y las fotos!! enhorabuena

Jose A. Sencianes dijo...

Hola Héctor, algo parecido ha pasado y está pasando con el lince ibérico en Sierra Morena y Doñana. Me ha encantado el post por varias razones... pero en especial por comprobar que hay gente que como tu no necesita una especie emblemática y rara para disfrutar de la naturaleza. Muchos deberían aprender.. Un saludo

JACS dijo...

Hola Héctor

Yo tampoco entiendo muy bien a esos que se meten en las zonas oseras para ver el oso cueste lo que cueste, y el día que lo consiguen se olvidan del oso y se van a por el lince o el lobo. ¿No basta con ir por los caminos y ver lo que sale tranquilamente? Pero todo esto debería ser posible controlarlo en zonas protegidas colocando guardas que conozcan el lugar e intentando concienciar a los que van buscando el oso, o realizar visitas sólo con guías expertos. Lo que realmente es preocupante para la conservación del oso son las infraestructuras, que dividen las zonas oseras, o las estaciones de esquí, o las minas a cielo abierto, como la de Cerredo, que se va a ampliar. Un post sobre eso no vendría mal. Si queremos seguir manteniendo nuestra afición naturalista, debemos luchar no sólo contra los tipos del cigarrillo, sino también contra lo que más daño hace, según mi opinión, al oso.

Miguel dijo...

Creo que opinamos lo mismo todos aquellos que pensamos que un lugar de especial importancia y relevancia para una especie ya sea un parque natural o no, no es un parque de atracciones, donde a base de hacer dinero los alcaldes entre otros buscan fomentar un tipo de turismo desordenado basado en la masificación de tíos , cada vez más frecuentes por nuestros campos, con telescopio de tierra que hablan a gritos, desconocen los hábitos de las especies, y lo que es más importante no respetan el medio por el que se mueven, como suelen decir los lugareños-no saben andar de monte-

Marco dijo...

Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que dices (con alguna no del todo) pero me daría lástima que viéramos paja en el ojo ajeno.

Y lo digo por ti y por mí, entre otros. Espero que no te parezca mal, pero realmente como mínimo alguna de las cosas que cuentas y que yo leo gustosamente creo que son fruto de la necesidad de contarlo. Y no me parece en absoluto mal, todo lo contrario.

Un saludo y enhorabuena por el blog, me gusta mucho. Lo cortés no quita lo valiente.

Rubén Portas dijo...

Aqui no tengo osos..cambio oso por lobo..y te doy la razón. Aunque Galicia no es la cule, ya hay mucho sinverguenza que se sube a escucharlos usando métodos poco éticos (por llamarlos de alguna manera). Y lo de los "twichers"..y tanto que es asi!...se saben todas las rarezas del territorio pero luego ni se molestan en alegar contra un parque eólico, ni apoyan a una ong, ni na...
los de los fotógrafos (algunos, pero bastantes) ni puta idea de la biología de una especie, pero fotos de nidos de rapaces catalogadas sin ningun tipo de escrupulo..otros nos llevamos una con cutrescoping y creemos que fue besar el santo..enfin. A ver si alguno lo lee y se entera de una vez..o al menos que colabore con la causa y le dé 4 duros a una ong para que siga luchando. por la defensa de lo que el molesta.
Bonitas fotos majo
Un saludo

rutinasvarias dijo...

Bonita entrada Héctor. Qué decir de las fotos y de los momentos que habrás pasado viviendo esas experiencias. Yo trato de hacer lo mismo. Quizás algún día pateando el monte divise al oso. Tan solo he visto el rastro y me ha emocionado.

Tus opiniones las comparto, aunque no soy de los del telescopio, sino del que patea el monte, observa minuciosamente rastros, escudriña laderas, con suerte veo bichos en la lejanía o se cruzan en el camino. Es ahí cuando se me fastidia toda la ruta planificada por quedarme una hora o dos observando rebecos, corzos, buitres o camachuelos.

No obstante ando detrás de un telescopio. Y cuando lo tenga, dependiendo del tiempo que haga y del tiempo disponible, me echaré al monte con él o iré a una curva de una carretera de puerto a ver si veo algo.

Ahí quizá me encuentre a esa gente, pero si respetan la naturaleza no tengo objeción contra ellos, si bien, su interés no es la naturaleza en sí (y mucho menos su protección), si no la fotografía animal rara para luego poder exhibirla y coger caché como fotógrafo.

Te diré que pocas fotos he visto en fotonatura como las que muestras en este blog (me estoy acordando la de los lobos y los rebecos). Ahí está la diferencia del espíritu.

No te aburro más.

Un saludo.

Dani

Ars Natura dijo...

Muy bien dicho todo.

Yo he tenido la suerte de toparme muy cerca con un oso sin ir a buscarlo, creo que ya te lo contó Carlos, y a pesar de llevar la cámara con el 400mm montado no le hice ninguna foto, primero porque me quedé petrificado al verlo y segundo, cuando pude reaccionar, elegí disfrutarlo con la vista que intentar sacarle una buena foto. Y no me pesa haber elegido esta opción.

A ver si un día nos vemos por el monte.

Montañes dijo...

Vivo en la Montaña Palentina y aqui el tema del oso está mu xungo!!! Hay tan solo unos 30 ejemmplares aunque poco a poco parece que se va recupernado o al menos no disminuye la población. Me encanta el oso y llevo dos años detras de él y todavia no he sido capaz de avistarle. El dia que lo haga será uno de los mas felices de mi vida.
Pero veo que la gestion administrativa de este animal por parte de las autoriades es pesima. Hay muchisimas sitaciones que nos ponen a la población en contra del animal. Cuando se encuentra presencia de oso pardo en alguno de nuestro valles, van te plantan una señal y ya no puedes pasear por el lugar que lo has hecho toda la vida de dios. Si los esos estan aquí es por que nosotros los montañeses hemos cuidado de ellos y con situaciones como esta solo van a conseguir que el odio de los mas radicales vaya en aumento. Señores yo digo OSOS SI, pero habitantes también!!!! El animal de la Montaña Palentina con mayor tasa de decrecimento poblacional es el ser humano!!!

Miguel Ángel dijo...

Hola:
Hace un par de años emprendí viaje a Cangas del Narcea con un amigo. Aunque el oso no era el principal motivo del viaje, no puedo negar que fantaseábamos con ver alguno, con la esperanza de al menos encontrar algún rastro. En apenas cinco días nos pateamos buena parte del concejo de Cangas del Narcea, recorriendo a pie caminos por bosques, ríos y montañas. Como era de esperar no vimos ningún oso, ni siquiera sus rastros (parece lógico que unos forasteros no vean ningún oso si los que pateais aquellos montes a diario lo habeis visto en contadas ocasiones). Sin embargo, el viaje fue uno de los mejores que recuerdo; el solo hecho de patear la montaña sintiendo la presencia de estos animales merece realmente la pena. Sin haber visto jamas un oso en libertad, y por tanto no poder hacer comparaciones, puedo decir que el mero hecho de saber de su presencia o el escuchar historias de osos y lobos de boca de algún paisano ya es mágico...
No puedo estar más de acuerdo en que la mejor película de fotografía es la retina humana y la mejor tarjeta de memoria es el recuerdo...

Un saludo y felicidades por el blog.

Miazuldemar dijo...

Muy bueno Héctor. Completamente de acuerdo con todo lo que piensas. A veces hace falta desahogarse como tú lo has hecho en esta entrada.

Estoy muy de acuerdo con todo lo que has escrito. Bravo, bravo, bravo.

Ernesto Villodas dijo...

Una entrada valiente, en la que dices lo que piensas, pese a quien pese. Coincido en tu manera de disfrutar de la naturaleza pero aún así, comprendo que haya otras maneras de disfrutar y conocer, como puede ser desde un oteadero o mirador con el telescopio. De hecho, seguramente más de una vez haya molestado a algún anónimo observador, levantando sin intención la fauna en alguna ruta de senderismo por esas maravillosas montañas cantábricas. Lo que quiero decir es que si se hace con respeto, cualquiera de las dos opciones es válida y puede ser enriquecedora, depende de cada uno. Yo seguiré pateando que es lo que más me gusta. Felicidades por el blog y enhorabuena por vivir en ese paraiso.

Carlos de Sebastián dijo...

Felicitaciones de nuevo por tu blog.
Hace cuatro años, y recientemente, se dio en un valle anejo al tuyo la situación que describes, se podía ver el oso desde la carretera y ésta se lleno de domingueros, lo típico. Aunque en estos casos no sé si considerarlo una excepcional invasión en sentido estricto del habitat del oso más allá de la habitual, ya que la carretera (y otras áreas muy humanizadas cercanas en el primer caso al que me refiero) está siempre ahí, y con tráfico.
En lo de la caza de la foto de tal o cual especie como trofeo coincido contigo. También hay gente que se dedica a hacer turismo por otras ciudades y países detras de una camara, perdiéndoselo todo. En fin, allá ellos, pero que no molesten.

JACS dijo...

Montañés, me ha hecho mucha gracia tu comentario. El "tema" del oso claro que está chungo, y más por gente como tú que defiende estaciones de esquí ilegales en zonas oseras, como se ve en tu logotipo. Si realmente os importa la montaña palentina y sus gentes, debe haber otras formas más respetuosas con el medio ambiente y la población local que destrozar un bello paraje para enriquecer a un listo. Usad vuestra cabeza.

Jorge dijo...

Hola Héctor!
Soy Jorge, un chico de Madrid que conociste en una zona de la montaña asturiana el pasado septiembre. Tuve la suerte de ver al oso y conocerte a tí, a tu padre y a Dani. ¡Y de ver la cara que teníais después de ver un lobo!
Estoy muy de acuerdo con lo que dices. Yo he alucinado en Sierra Morena con el "show" del lince; de haber estado prácticamente sólo a tener una fila de 12 coches en una curva. Y de los dos perfiles que se comentan por ahí: gente por lo general respetuosa y flipaos que no tienen ni idea de ecología y sólo les importa ponerse estúpidas medallitas.
Y siendo autocrítico, yo también me he tenido que parar a veces y olvidarme de la foto para, sencillamente, contemplar un herrerillo colgándose de una rama, un tritón, una seta, un paisaje... Que no se nos pire la olla.
Y tus fotos, guapísimas. Un saludo!

sebi_2569 dijo...

beautiful photo; bravo