sábado, 18 de septiembre de 2010

Por tierras escocesas (2ª parte)

Pues continúo con la crónica relacionada con naturaleza de nuestro viaje a Escocia (la parte urbana, como siempre en http://obturadorurbano.blogspot.com/. Tras la jornada de marinas en Bass Rock, habíamos ido a pasar la noche a St Andrews, una de las ciudades más conocidas del Este de Escocia. Tras conocer el pueblo como se merecía fuimos a una zona de playa y acantilados en la que el movimiento de aves era bueno a primera hora de la mañana. Las palomas torcaces, omnipresentes en Escocia, posan con una confianza impensable en nuestro país. Podemos así apreciar el detalle de esta bonita especie.

Paloma torcaz (Columbus palumbus)

Desde la zona alta de la playa habíamos visto un grupo de patos marinos acercarse a las rocas, eran eideres. Esta especie de pato desarrolla su vida en agua marina y es conocida sobre todo porque con sus plumas se elaboraban los famosos edredones nórdicos. Eran unas hembras con pollos ya grandes que con su pico alargado y característico buscaban algo de comida (esta especie se alimenta principalmente de crustáceos).

Hembra de Eider común(Somateria mollisima)

En la zona costera también pudimos ver abundantes limícolas como vuelvepiedras, ostreros, archibebes y correlimos comunes. La gaviotas reidoras, sombrías y argenteas también rondaban el lugar junto a una garza que buscaba alimento en las pequeñas charcas mareales. Otra de las especies que pudimos ver en esta zona fue un charrán ártico, la especie que desarrolla el proceso migratorio más largo del mundo ya que recorre el globo terrestre de norte a sur. Aquí van un correlimos común y el charrán.

Correlimos común (Calidris alpina) juvenil

Charrán artico (Sterna paradisaea)

Satisfechos con los avistamientos decidimos emprender el rumbo a Anstruther, lugar en el que tomaríamos un barco a la Isla de May, colonia importante de cría de aves marinas y lugar donde pasaríamos gran parte del día. En los prados escoceses es bastante fácil toparse con mamíferos como el corzo o el zorro. El hecho de que reino Unido sea una Isla ha limitado mucho la presencia de variedad en especies de mamíferos ya que es más complicado que si una especie desaparece vuelva a llegar por si misma a la región. Los mamíferos de Gran Bretaña llegaron en muchos casos cuando casi todo el hemisferio norte estaba cubierto por hielo y nieve y el país británico permaecía unido al resto del continente europeo por estos puentes helados. Por ejemplo existía lobo en Reino Unido, pero la caza intensiva acabó con el extinguiéndolo en dichas islas.

Corzo (Capreolus capreolus)

El objetivo principal del día era fotografiar uno de los símbolos de Escocia: los frailecillos. Agosto no es la mejor época para verlos pero tuvimos suerte y al tratarse de los primeros días del mes aún un 10% de los frailecillos permanecía en la isla de May, por lo que podíamos coseguir alguna imagen. Sin embargo otras especies como araos o alcas ya habían abandonado los acantilados y se encontraban en el mar con sus crías enseñándoles a defenderse por si solas. Tomamos el barco en Anstruther y de camino a la isla pudimos ver varias especies de aves marinas: arao común, alca, alcatraces, fulmares, cormoranes y frailecillos. El único arao y alca que vimos en el viaje fue en este transecto asique tuvimos bastante suerte. Los álcidos son aves marinas que sólo visitan tierra para criar, el resto del tiempo viven en alta mar pescando y flotando sobre el agua. Incluso beben agua marina como muchas especies de aves marinasy gracias a unas glándulas de la sal que se encuentran en la zona del pico eliminan el exceso de sal.

Arao común (Aria aalge)

Alca común(Alca torda) con juvenil del año

Fulmar boreal (Fulmarus glacialis) en vuelo sobre el mar

Cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis)

Frailecillo (Fratercula arctica)

A medida que nos acercábamos a la isla la actividad de las aves iba en aumento. Grandes grupos de cormoranes y frailecillos se afanaban en la pesca. En las rocas que bordean a la isla de May descansaban muchos ejemplares de foca gris, la más abundante de las islas británicas. Tras el desembarco, la guía de la isla nos dió una pequeña explicación sobre las especies que crían en la isla, los estudios que realizan los biólogos que controlan y anillan las poblaciones y unas pequeñas reglas que debíamos seguir para no dañar a las aves ni a sus nidos. No debíamos abandonar las sendas para no pisar los nidos de frailecillos ya que crían en pequeñas madrigueras bajo tierra el peso de una persona hundiría la galería.
Los primeros nidos que pudimos ver eran los de fulmar boreal. Es una especie que siempre me ha llamado la atención y cuyas narices tubulares sirven para eliminar el exceso de sal como dije antes. Crían en acantilados que visitan a menudo durate todo el año aunque suelen desenvolverse más en alta mar siguiendo a barcos pesqueros y alimentándose. Poseen un vuelo elegante que llama la atención junto a los grandes acantilados de la Isla de May. Ahí van una serie de fotos de la especie.

Nido de fulmar boreal (Fulmarus glacialis)

Pareja de fulmares volando

Fulmar sobre aguas escocesas

Quedaban pocos frailecillos en la isla y los que veíamos estaban lejos de la senda, pero de repente, cerca de la zona de desembarco un frailecillo salió de su madriguera a distancia suficiente para fotografiarlo en condiciones. Esta es una de esas especies que has visto hasta la saciedad en documentales, fotografías, etc...desde siempre y de la cual tienes una imagen prefijada. Yo personalmente me los imaginaba un poco más grandes y torpes. Sin embargo la velocidad de sus vuelos es espectuacular. Aún quedaban ejemplares que llegaban con ceba a las islas pero fotografiarlos en pleno vuelo es bastante complicado y las zonas de aterrizaje quedaban apartadas. Recuerdo haber visto hace poco un documental sobre frailecillos en los cuales las poblaciones de estos animales dependen completamente de la cantidad de lanzones (peces semajantes a anchoas) que haya ya que componen su dieta principal y la de sus polluelos durante las primeras semanas.



Frailecillo atlántico (Fratercula arctica)

Grupo de frailecillos en la Isla de May


Frailecillos con ceba en el pico

Los conejos tan abundantes en Escocia, también existen en la Isla de May. Fueron llevados allí por los monjes que habitaron durante tantos años en dicha isla y que les servían como uno de los sustentos alimenticios.

Conejo (Oryctolagus cuniculus)

Tuvimos casi 3 horas para disfrutar de la Isla, que se pasaron volando. Nos dió tiempo a hacer también algún paisaje de la Isla con sus pistas y sus tonos verdes y amarillos. Aquí va alguna imagen de las colonias de cría y de la isla en general.

Colonia de cría en May

Isla de May

Embarcamos para volver a Anstruther pero antes el Ferry nos dió una vuelta alrededor de la isla para apreciar mejor sus colonias y para ver más de cerca a las abundantes focas grises. Los cormoranes también estaban por todas partes y la mayor parte de ellos anillados, muesra del intensivo estudio científico que se lleva a cabo en May, donde se cuentan todos y cada uno de los ejemplares que allí nacen y crían.


Focas grises (Halichoerus grypus) en la Isla de May

Cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) anillado

A priori puede parecer que estas aves estén libre de cualquier tipo de peligro por el hecho de vivir en una isla. Sin embargo un depredador vigila los acantilados de las colonias escocesas. Hablo del halcón peregrino. Concretamente es la subespecie peregrinus la que habita en todo Reino Unido y la mayoría de Europa. La más rápida de nuestra aves encuentra una despensa de alimento en estas colonias de cría ya que no tiene más competidores por el alimento y el número de presas es más que suficiente.

Halcón peregrino (Falco peregrinus sbsp peregrinus) en May

Una vez finalizada la visita a la Isla de May, cogimos el coche en Anstruther y tomamos rumbo norte hasta Aviemore, cerca del PN de los Cairngorms, el mayor parque natural de todo Reino Unido. Antes hicimos una parada en el bosque de The Hermitage. Un paraje con árboles centenarios y una pequeña iglesia construída en un enclave de cuento junto a unas cascadas.

Cascadas en The hermitage

Hermitage Forest

Partimos rumbo a las Highland, las tierras altas de Escocia donde nos esperan encuentros con ciervos, perdices nivales, gallos lira, etc... Todo ello en siguientes entradas. Espero que os haya gustado y gracias por visitar el blog.

3 comentarios:

Jesús Del Valle dijo...

Bellísimas vacaciones, que envidia. En verdad que el diseño de los Frailecillos es otro de los regalos que nos hizo la Madre Naturaleza.

Pablo Fernandez Fernandez dijo...

Excelentes reportajes de unas vaciones de ensueño.
Me encantan los frailecillos, les veo una expresion que se diria eternamente triste.
Espero con ansia las proximas entregas.
Un saludo.

Alberto Rivero Saeta dijo...

Felicidades por el post, y gracias por compartir esas vacaciones con los que no hemos podido tenerlas este año.

Un saludo.