viernes, 23 de octubre de 2009

Viejos amigos

Lo primero hola a todos. Este mes y pico sin actualizar tiene varias razones: el comienzo del nuevo curso (tercero de carrera ya), 10 días enfermo... Tengo varios temas a tratar en el tintero. Hoy hablaré de como reconocer a individuos de una especie, en concreto hablaré de gatos monteses. Tengo controlada una zona en la que se pueden ver varios individuos de esta especie, sobre todo campeando tras las siegas veraniegas, y este año particularmente han desarrollado la caza en estos lugares hasta el día de hoy y puede que continúen hasta que empiecen las nevadas fuertes. El hecho de que haya varios individuos hace interesante el poder diferenciar unos de otros. Yo en esta especie me fijo sobre todo en los cortes y muescas en las orejas de los monteses. Se las producen en peleas territoriales o en escarceos amorosos que en esta especie suelen ser bastante violentos.
Si os fijáis en el individuo que forma parte de título de este blog, veréis que le falta un trozo bastante grande de su oreja derecha. Además tiene un tono más rubio que los demás gatos de la zona y la mancha blanca del pecho es amplia. Este animal cazó durante el mes de Julio en una zona bastante pequeña, por lo que parece ser rica en alimento, ya que más gatos campearon esa zona. Ahí van un par de fotos del animal, una para ver la muesca de la oreja y otra para ver el color rubio del ejemplar. En la segunda, la muesca se vió a través del telescopio.

Gato montés de muesca en oreja derecha (pinchar para ampliar)

El gato "rubio"

Otro de los gatos que pude ver desde Julio es un macho de bastante tamaño del cual ya colgue fotos en verano de 2008. Entonces era más pequeño pero ha crecido lo suyo. Se caracteriza por una pequeña muesca en forma de circulo en su oreja izquierda, a media altura mas o menos. Este gato salió a cazar en unos prados un tiempo y desde hace algo más de un mes está en otros prados a 1 km en linea recta de los anteriores.

Gato con muesca redonda en oreja izquierdan, en una tarde lluviosa de agosto

Barrido del mismo gato para apreciar la morfología típica de la especie.

Ahora van una foto del mismo animal en otro de los prados. La luz es diferente y hace parecer que sean ejemplares distintos. En esta última foto se aprecia mejor la marca de la oreja.



Por último, otro ejemplar de mmenor tamaño, probablemente un juvenil del año pasado también caza en los mismos prados pero es el que menos se deja ver de todos. Quizá prefiere otras zonas donde esté menos expuesto y no sea tan visible a sus competidores de mayor tamaño. Este animal tiene las orejas ligeramente más puntiagudas y con los bordes sin marcas. Adjunto unas fotos aunque más alejado que los anteriores.

El menor de todos los gatos del territorio



He visto más gatos este año pero en territorios claramente separados del tratado hoy. Por ello me resulta interesante ver el número de ejemplares que utilizan un mismo territorio para cazar. He de decir que nunca vi más de un ejemplar desde el mismo oteadero. Por lo que puede inturise que si hay un gato cazando en un prado, en ese momento no hay ningún otro ejemplar alimentandose en ese mismo lugar.
Viendo a todos los ejemplares por separado puede dar lugar a confusión, pero al verlos todos juntos en este mismo post seguro que apreciais las diferencias entre los individuos. Es por ello que la fotografía es una gran herramienta parra hacer censos de ciertas especie. Sobre todo se utiliza el fototrampeo, que permite identificar diferentes individuos basándose, por ejemplo, en el moteado (como en linces o jinetas) que es una especie de huella dactilar en ciiertos mamíferos.
Esto hace que la observación de naturaleza no se base únicamente en ver especies, sino también en diferenciar individuos. Dicen que ponerles nombres iimplica cogerles cariño a los animales, por eso prefiero llamarlos por ssus características físicas. Tengo más cosas que contar pero eso será en el siguiente post. Un saludo y espero que os haya resultado interesante el artículo.

9 comentarios:

Alberto Rivero Saeta dijo...

Impresionante post felicidades! Un saludo.

Rubén Portas dijo...

Menuda observación! Enhorabuena.

rutinasvarias dijo...

Se ha hecho desear un nuevo artículo tuyo. Como siempre impecable, interesante, vistoso.

Solo he visto una vez un gato montés y de esto hace ya mucho tiempo.

Saludos

Medved dijo...

Como siempre, tus artículos no decepcionan. Si ya es dificil fotografiar gatos monteses, fotografiar unos cuantos y disntinguir unos de otros... Que puedo añadir...

Por curiosidad, que equipo utlizas?

Un saludo

Carlos de Sebastián dijo...

Muy buen artículo, como siempre. Una duda tengo: ¿se cruzan los gatos monteses con los domésticos?

manuel dijo...

Felicidades por este excelence trabajo de observacion,ya hechaba de menos tus reportajes...no tardes en publicar otro.

Juan A. Romairone dijo...

Muy buen post! Enhorabuena.

Mamen dijo...

Muy interesante como todas tus entradas. A mí me parece que cada uno tiene una cara distinta, pero claro, eso se aprecia viendo las fotos tranquilamente. Por supuesto tus datos son mucho más fiables y reales.

Qué preciosos son estos animales, me encandila esa mirada felina tan verde y tan bonita.

Saludos!

Tiago dijo...

Qué envidia me das... De tanto verlos, hasta reconoces los diferentes ejemplares de gato. Son magníficos.
Yo no soy partidario de poner nombres a los animales, porque me parece proyectar en ellos una personalidad humana. Pero no entiendo bien tu razón... ¿Temes cogerles cariño?